Un sueldo por descansar



¿Os imagináis cobrar un sueldo por descansar? Suena utópico, raro y a la vez bastante tentador. Pues no me estoy inventando nada; esto ya ha ocurrido y no es cosa de nuestra generación, 'la 3.0'; es de la de hace 100 años.

Un sistema de incentivo de trabajadores que ha pasado desapercibido - voluntariamente - y que me parece mucho más revelador que la jornada laboral de tres días, que también tiene lo suyo.

¡Y no es que seamos unos vagos! Es más, nos encanta trabajar… pero de una manera más eficiente. 

El afán por controlar el número de horas que un trabajador 'echa' en su silla lleva años lacrando el sistema productivo empresarial. Y si hablamos de producción no podemos dejar fuera de este concepto al padre de la producción en cadena: Henry Ford. Justamente el padre de los coches de las series de la FOX, y del trabajo en cadena, fue quien inventó el salario por ocupar una sala de descanso.

Parece una locura, ¿verdad? Yo también lo pensé cuando comencé a leer sobre esto. Puede que estés a favor o en contra de tal sistema cuando termines de leer este artículo pero, entiéndeme, no podía dejar pasar por alto la oportunidad de mostrártelo y analizarlo contigo.

Henry Ford en 1914 puso en marcha un sistema de retribución en el que parte del personal cobraba única y exclusivamente el tiempo que pasaba en las horas de descanso. No todos los trabajadores contaban con tal sistema; sólo los que se dedicaban a la reparación y mantenimiento de maquinaria.

Sus razones: si los trabajadores se centraban en realizar una buena reparación o un buen montaje que no parase la producción podrían cobrar por descansar. Se juntaban todos en la sala de descanso y cuando sonaba la alarma que avisaba que una maquinaria precisaba de una reparación paraba el contador de horas que cobrar hasta que el trabajador lograse repararla.

Suena efectivo. Un trabajador no haría una reparación rápida y poco segura porque volvería a tener que acudir a repararla en pocos días perdiendo gran parte de su salario. Tampoco emplearía más tiempo del necesario para realizar su reparación o montaje; le interesaba volver cuanto antes a la sala para seguir cobrando…

Además, ¿imaginas la carencia de estrés y de cansancio de estos trabajadores?

Otras medidas de Henry Ford en aquellos años habían sido reducir los costes laborables gracias al trabajo productivo automatizado en cadena. Este ahorro en coste de personal le permitió duplicar el salario mínimo de los empleados necesarios para el trabajo en cadena. Unido todo al sistema de retribución por descanso para los técnicos en reparación y montaje encontramos un sistema revelador.

Piensa que este artículo y esta forma de trabajo en vez de encontrártelo en este blog te lo encuentras en la página de empleo de alguna gran empresa actual. ¿Dejarías tu curriculum? Allá por el año 1914, se agolpaban colas de candidatos que deseaban trabajar con el señor Ford para su fábrica de vehículos.

¿Te imaginas cómo sería la oferta de empleo? A ver… Voy a tirar de literatura, que sabes que me gusta, y redactarla para ti:

" Empresa multinacional líder en la fabricación y distribución de vehículos precisa en varias de sus sucursales personal para llevar a cabo tareas de descanso y ocio y, excepcionalmente, de reparación y montaje de maquinaria. Se solicita personal altamente motivado y con gran precisión para llevar a cabo estas tareas.

El trabajo consistirá en pasar el máximo tiempo posible descansando. Si se precisa del servicio de reparación muy menudo usted atenderá a la tarea de reparación y dejará de percibir su salario de descanso.

Buscamos alta eficiencia para que, usted, pueda cobrar por descansar, reir, comer y hablar. Jornada de descanso de 8 horas al día. 

Entregar curriculum a través del siguiente correo electrónico henryfordeslamaquina (arroba) gmail (punto) com. Abstenerse candidatos que no deseen descansar y que no les guste el color negro - todos nuestros coches lo son- .

Si nos dejamos un poco el toque de humor podríamos echar un vistazo a todo lo que cobrar por descansar aportaría a las empresas.

Se acabaría con:
  • Absentismo laboral: Llegamos por sistema 15 minutos tarde todos los días.
  • Presentismo laboral: Aquí estamos pasando la mañana.
  • Desmotivación en el trabajo: Siempre igual, que rollo.
  • Ineficiencia productiva: Vamos lentos y así se hace la hora de comer.
  • Coste de receso en la producción: Máquina averiada la reparamos mañana.
  • Agotamiento y sobreexplotación: Cobramos una miseria para la cantidad de horas de trabajo.

Para pensarlo, ¿verdad?

Me gustaría saber cuál es el sistema de retribución salarial y de incentivos de los actuales trabajadores de las fábricas de Ford… ¿Se lo preguntamos en sus diez minutos de descanso?

Más cosas que te dejarán ojiplático:

Entradas populares