"Quiero implantar un Sistema ISO en mi empresa" Piénsalo. Hazlo

Muchas son las empresas que se desean implantar un sistema de gestión basado en las normas ISO.
Tener un sello ISO en la puerta de tu establecimiento supone un reclamo muy atractivo para demostrar lo valioso que es tu negocio. Cierto. Pero la realidad es que grandes empresas sostienen enmarcados sus sellos basados en las normas ISO como coleccionables o a modo de cartel "¡Cuidado perro peligroso!" para ahuyentar a sus competidores.

Olvidar que un sistema basado en las normas UNE en ISO supone implantar un <<sistema interno de gestión>> es el mayor de los pecados entre las empresas de este siglo. La vanidad.

¿Y ahora como instauro mi sistema sin pecar? Tranquilo que te doy soluciones.

Implantación y después su certificación. Y no al revés…

De dentro a afuera. Plantear políticas y preceptos orientados a clientes, trabajadores, logística, gestión y proveedores, entre otros. Implantar y asentar durante meses los cambios internos positivos. Involucra a toda la Organización, genera empresa.

De lo ideal a lo real. Medición, medición y medición…no nos sirve de nada dibujar los cambios internos deseados sin implantarlos con eficacia y que sean evidentemente cuantificables. No lo olvides. Sobre papel y sobre tu establecimiento. Así sí y lo sabes.

En Euros. La eficacia de un sistema de gestión se mide en Euros. Un buen sistema repercutirá en beneficios económicos ya que la política orientada al cliente fideliza, el bienestar de los trabajadores refuerza el rendimiento, y el control de costes, proveedores, tiempos y otras variables; optimizan.

Una vez implantado es cuando tu organización y tú habéis evadido la vanidad, pues la interiorización y aplicación de este sistema de bienestar es lo que permite su auditoria y su certificación si la deseas.

Cuando la obtención del sello ISO sea lo menos relevante para ti habrás descubierto la senda del éxito del Sistema. El certificado es el compromiso público a seguir manteniendo tus estándares, pero no el fin. El verdadero objetivo del Sistema es el estado saludable que destila tu empresa de dentro a afuera, medible y en Euros. Recuérdalo.

Convierte tu ISO "¡Cuidado perro peligroso!" en tu alfombra roja de "Bienvenida". 

Piénsalo. Hazlo.

Entradas populares