Conoce al emprendedor que llevas dentro

¿Cuántas veces te has visualizado materializando aquella idea que ronda tu cabeza? ¿Cuántas veces has callado esa necesidad de dar un giro a tu vida? ¿Cuántas veces has hecho caso a las personas que te rodean y te han desanimado a realizar lo que siempre has soñado?

Si tus respuestas son "muchas, varias o casi siempre" contra todo pronóstico debo decirte que llevas un emprendedor dentro. Los grandes profetas de la Economía me dirán que no, pero yo te aseguro que sí. Eres un emprendedor en una etapa primaria de su desarrollo, adormecido y que ha aceptado la realidad que le rodea como válida pero no la propia. Estás a un paso de conquistar tu autonomía o continuar siendo una sombra de lo que realmente eres. Aún hay tiempo para ti y tu desarrollo emprendedor.

El emprendedor es una persona que en ocasiones pone más corazón que cabeza, que no tiene miedo al riesgo o que cree en la grandeza de sus pequeños pasos. Es por eso que el resto de la sociedad puede visualizar al emprendedor como un pájaro sin alas, que salta a merced de la suerte. Pero la faceta más desconocida del emprendedor es la capacidad de materializar las ideas, de extrapolar un sueño a este mundo tan real y dotarlo de vida. Es creador de latidos y eso sin duda funciona.

¿Qué te define como emprendedor?
- Pasiones inexplicables cada mañana de crear y compartir. Nervios, mariposas y vértigo.
- Ver la grandeza en los pequeños detalles. "Todo lo perceptible son señales".
- Crecerte  ante lo adverso. David y Goliat.
- Analizar las señales de desánimo del resto para saber que estás en tu camino cierto. ¡Estás loco! "Bien, gracias".
- Evitar todo lo estable. Sé hacedor de vida. "El agua estancada no hace río"

Quiero avivar al emprendedor que descansa en ti, si has llegado hasta este blog y hasta este artículo no es porque creas en mí, es porque crees en ti.

       Este mundo está lleno de gigantes, tú tienes el poder de despertar al David que llevas dentro

          
            

     

Entradas populares