Fuga de Cerebros y Cerebros fugados...


La fuga del talento de nuestras empresas es uno de los temores más comunes del empresario y por desgracia, una de las más habituales pérdidas de productividad en las mismas.
La fuga de cerebros, comprende desde es el agotamiento paulatino psicológico del trabajador que ocurre mucho antes de su marcha hasta que ésta se ejecuta finalmente.

Esta curva de desánimo se fragua meses e incluso años antes de su marcha, la recuperación de productividad para nuestra empresa se posterga hasta que la persona que pueda sustituirle, cubra por completo las habilidades de nuestro trabajador perdido. Debemos tratar la fuga o el deseo de fuga de uno de nuestros trabajadores primero como una auto-crítica a que algo de nuestro sistema no ha funcionado ya sea por falta de estímulo, ambiente laboral denso o estático, carencia de valoración del trabajador con talento, etc.

Pero sin duda hemos de plantearnos la marcha desde dos puntos de vista y teniendo en cuenta el tipo de trabajador que se marcha:

1. ¿Es un trabajador talentoso? sin duda si ha estado por encima de las expectativas de la empresa y ésta no ha sabido estimular su talento, es probable que se vaya con la mentalidad de efectuar una mejora cualitativa no solo profesional sino personal; con el deseo de ser reconocido y estimulado en una entidad donde tenga acogida su saber hacer.

2. ¿Es un trabajador-competidor? a esto me refiero y sin duda reconoceréis el caso entre muchos de vosotros, cuando bajo los mandos de tu empresa, formas a un trabajador y éste adquiere los conocimientos necesarios para generar una cartera de clientes propia o desarrollar una industria competidora similar, con el deseo de destruir tu empresa desde fuera. 

A veces parece inevitable detener la marcha del empleado categorizado como trabajador talentoso, incluso en la mayoría de los casos es aceptable. Para evitar su marcha, debes reconocer sus primeros síntomas de cansancio emocional dentro de tu empresa, su armonía en el trabajo y su calidad en ello. Ofrece crecimiento y un plan de carrera para él. Califica su crecimiento día a día y marca objetivos de productividad y de rendimiento. 
La palabra "fuga" describe muy bien el deseo de huir de una "cárcel neuronal" para su creatividad.

Ahora querrás saber ¿cómo reconocer al trabajador-competidor antes de que destruya tu sistema desde dentro? Si detectas algunas de las siguientes conductas en un empleado de tu empresa,

¡PONTE EN ALERTA!

- Parece dominar los sistemas de tu empresa con superioridad, se convierte en el trabajador imprescindible y no comparte su conocimiento ni con sus compañeros ni siquiera contigo.
- No deja rastro de su crecimiento dentro de la empresa. Esto es, no genera archivos de interés común para que se evalúe su rendimiento. Ejemplo claro, cuando un comercial no realiza un buen reporte a dirección sobre el crecimiento de la cartera, ¿quiénes son los nuevos clientes? ¿qué opinan de toda la organización? ¿cómo gestiona este comercial las ventas?
- El uso de sus dispositivos personales, teléfono móvil, cuentas de correo electrónico personales,etc. para gestionar elementos de la organización. Extracción de información y bases de datos hacia sus propias fuentes personales.
- Excusas para no modificar nada de su trabajo en pro de la organización en su conjunto. "Yo lo hago así"
- Momentos en los que simplemente, no sabes qué hace, donde está y no hay evidencia de que nada justifique su estado inactivo.
- Detesta la presión del líder, o la supervisión de un superior.

Ahora que ya has detectado la conducta de este trabajador...

¿QUE HACER PARA DESARTICULARLO A TIEMPO?

Mi consejo es, diseñar una estrategia para extraer de él  toda la información que para sí está acaparando de nuestro negocio. Debemos tomar las riendas sobre su trabajo. Saber cómo ejecuta cada actividad y que recursos utiliza para ello. Supervisar directamente su desempeño, y obligarle a hacer partícipe al resto de compañeros su trabajo y a ti como líder. Hacerle preguntas directas sobre ¿Qué, cómo y por qué hace lo que hace? Compartir ésto con sus compañeros en línea para que absorban el conocimiento y por último; dejarle ir de nuestra empresa.



COMIENZA TU PLAN HOY, evita que se vaya el mayor talento de tu empresa o por lo contrario desarticula y facilita la marcha del trabajador traidor. 

Puedes dejar un comentario en este artículo si este es tu caso y recibe más opiniones que te ayudarán. Si me necesitas ya sabes como contactarme economistadecabecera@gmail.com.



Entradas populares